La película sigue viva

Y ASÍ ES COMO VEMOS EL MUNDO A TRAVÉS DE ELLA

No podemos imaginar como sería el mundo sin la posibilidad de capturar la luz y representarla como una imagen. La sensación de poder capturar un momento y encuadrarlo en un pequeño marco de realidad, trasladarlo al papel para conservarlo en el futuro, es algo que simplemente no podemos olvidar.

Porque nos enamoramos locamente de ella y creemos que las mejores cosas provienen del amor irracional. En Carmencita nos comprometemos a mantenerla viva y a facilitar que todo el mundo pueda experimentar con ella.